Toledo en “La indiferencia de los pájaros”

En la nota final de “La indiferencia de los pájaros”, escribo que es bonito poder dar las gracias a todos los que de un modo u otro me ayudaron a hacer que la novela fuera posible, incluso cuando yo ni siquiera sabía que la iba a escribir. Entre los merecedores de este agradecimiento incluyo a:

“La ciudad de Toledo, de la que un día me enamoré para siempre y que inspira el escenario de la novela…”

Como prometí en la entrada Toledo y “La indiferencia de los pájaros”, aquí va una primera entrada sobre algunos de los rincones de Toledo que inspiraron pasajes de “La indiferencia de los pájaros”.

“El río atravesaba un cañón naranja…”

“…de chopos y casas colgadas sobre los desfiladeros…”

“la hierba azul invadía el camino flanqueado por enebros, torviscos y jaras que acentuaban la claridad de la tarde amarilla…” “Alcanzamos un meandro cubierto por una alfombra de hierba húmeda y espigada…” “…el agua saltaba por las rocas por una pequeña cascada que nos hacía elevar la voz…”

“…que terminaban sobre los restos de un molino…” “Se nos escapó una sonrisa. Tras los arbustos surgieron las ruinas del molino. Irene contemplaba de espaldas a nosotros los dientes de piedra derruidos…” “Los enebros que rodeaban el molino se agitaron…” “Busqué las ruinas anaranjadas de los molinos de agua…”

“Dejé de escucharla. La inquietud me alejaba de su voz y me llevaba hasta el río, dormido bajo el desfiladero; a los árboles que agitaba el viento; a todas partes y a ninguna. Solo la arena bajo los pies.” “La corriente arrastraba la nube de burbujas. El sol declinaba sobre los cuerpos de Irene y Juan, difuminados por el agua salpicada. Sus risas eran el eco de un espejismo.”

“Como yo no sabía nada sobre cerámica de Talavera, nos dedicamos a comentar qué piezas nos llevaríamos a casa. En el claustro estaban las lápidas visigóticas, las estelas árabes y las tablas romanas.”

“Las sombras de los arcos de piedra pintaban el recorrido, y el sol deslumbraba…” “- Somos dos personas que se besan en un claustro luminoso”

“…me seguía en silencio pero con los ojos en la arcada gótica, en el ciprés del patio, en las flores moradas y en el pozo de piedra. Hacía calor.” “Cuando me volví la encontré asomada al pozo.” “- Si te quedas junto al pozo tenemos la fotografía de un turista profesional.”

“Nos cogimos de la cintura al atravesar los arcos árabes que flanqueaban los últimos peldaños.”

“Cruzamos la torre blasonada por la que se llegaba al puente y que aún conservaba la puerta de rastrillo…” “Ahora fue Claudia quien leyó la inscripción – <>” “Me soltó y contemplé la torre blasonada (…) Apoyó las manos en el pretil de piedra y se inclinó para ver el agua…”

“…sujeta en lo alto desde que se retiró el portazgo doscientos años atrás…”

LIBRERÍAS DE TOLEDO DONDE COMPRAR O ENCARGAR “LA INDIFERENCIA DE LOS PÁJAROS”:

– Librería Hojablanca

– Librería Gómez-Menor

– Librería Taiga

– Centro de Periódicos CC. Buenavista

EN INTERNET:

– Casa del libro

– Amazon

– Tienda virtual Ediciones Atlantis

Anuncios

2 comentarios en “Toledo en “La indiferencia de los pájaros”

  1. Conozco bien Toledo. Incluso tengo un relato publicado en una antología “Cuentos para Toledo”, que se titula Zocodover. Curiosamente el protagonista es un pájaro que detiene su vuelo migratorio enamorado de la ciudad. Así que otra cosa más que nos une, Javier 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s